martes, septiembre 12, 2006

Estornudo de un hipopótamo
Pocas veces ocurre que la ociosidad tenga más prioridad que las cosas trascendentales. Esta es una excepción.
Uno de esos días, no tan importantes, sentí la necesidad vital de conocer el sonido que tiene el estornudo de un hipopótamo. Durante meses busqué afanoso en todas las fuentes de información que tenía a mi alcance, desde enciclopedias virtuales, canales de televisión, diccionarios de animales, hasta el infaltable Internet. Nada. Mi búsqueda fue en vano. No existía un solo registro que me permitiera conocer como suena el estornudo de un hipopótamo. Preocupado por la inexistencia de tan necesario dato, convoqué a través de todos los medios a una junta extraordinaria de los comités existentes en la ciudad de Oruro, para dar una solución a este grave problema.
Como es natural asistieron a esta junta los cincuenta y cuatro comités hasta ahora formados, más otro cinco que se organizaron minutos antes de comenzar la reunión. Evidentemente a todos les preocupaba tanto como a mí que se conociera tan poco sobre los estornudos de los hipopótamos. Después de una acalorada discusión, en la que los doscientos noventa y seis miembros de la junta hicieron uso de la palabra, cada uno cinco minutos, por su innegable derecho a opinar, se llegó a la conclusión de que era sumamente necesario, por el bien de nuestras reivindicaciones: originarias, marítimas, gasíferas y demás, que se debía formar inmediatamente un nuevo comité, responsable de la dura tarea de investigar sobre la espiración involuntaria del mamífero paquidermo. Fue así que en solemne acto se proclamó al nuevo Honorable y Único Comite Investigador del Sonido Provocado por el Estornudo de los Hipopótamos. Por ser la primera persona en tener la brillante iniciativa de esta investigación tuve el Honor de ser el Presidente del nuevo Comité.
Nuestra primera y única tarea fue emprender la búsqueda de un Hipopótamo, para ello, nos dirigimos airosos al Zoológico de nuestra ciudad, y con los papeles en mano, que nos otorgaban la libertad de transitar libremente por cualquier institución, además de tener ingreso a información clasificada del estado y/o de las fuerzas armadas, exigimos con vehemencia al portero nos deje entrar sin pagar precio alguno.
Grande fue la sorpresa al escuchar que nuestro Zoológico no tenía ningún Hipopótamo, que a lo mucho tenía unas llamas, algunos pájaros enfermos, unos monos ancianos y un león viejo y achacoso. Es de suponer que no creímos en las palabras de este hombre. Sin darle tiempo a que nos cierre el paso, entramos con ímpetu para buscar en todas partes, al Hipopótamo que nos estaban ocultando. Difícil fue nuestra tarea, ya que lamentablemente, nunca habíamos visto uno de estos animales. Incluso uno de los honorables creyó victorioso haber encontrado lo que buscábamos, mientras gritaba hurras y vivas abrazado del animal. El pobre quedó frustrado cuando al mirarlo con tristeza le dije: “Hermano, eso es un pato”.
Terminamos nuestra jornada convencidos de que habíamos sido derrotados por algún truhán, seguramente chileno, que se había llevado al Hipopótamo antes de que llegáramos. No había otra explicación lógica, ya que es sabido por todos que nuestro Zoológico es el más rico en fauna. Pocos, por ejemplo, pueden jactarse de tener un león en un ambiente artificial que reproduce fielmente la sabana africana (si el mundo supiera lo que podemos lograr con un poco de pintura y creatividad). Es así, que nuestro brillante sistema deductivo, nos llevo a la conclusión de que alguien tuvo que haberse llevado al animal.
A la semana siguiente presentamos nuestro informe a los miembros de los setenta comités del Departamento, puesto que en los últimos días para beneficio de la ciudadanía, había aumentado en número. Paso a resumir los puntos del Informe:
1º Agregar a la demanda marítima, la devolución inmediata de nuestro Hipopótamo usurpado por las fuerzas depredadoras de Chile.
2º Declarar Héroe Nacional a nuestro insigne animal robado, por soportar con Honor la humillación de verse alejado de sus tierras originarias.
3º Postergar la investigación del estornudo de un Hipopótamo, hasta que se nos devuelva a nuestro querido animal, el cual representa el orgullo de nuestra orureñidad y nos recuerda cual es nuestra verdadera identidad.
4º Informe de gastos: El Honorable y Único Comité Investigador del Sonido Provocado por el Estornudo de los Hipopótamos, declara que ha gastado los cien bolivianos destinados a esta investigación de la siguiente manera:
- Cincuenta bolivianos en taxis.
- Cincuenta bolivianos en refrigerio.

Hasta la fecha, no conozco de ningún avance en los pedidos de reivindicación del Hipopótamo, ni del hoy disuelto Comité de Investigación, sin embargo, algunos de mis colaboradores, hoy son miembros de algún Comité de Hidrocarburos del cuál no tengo muchos datos por la poca importancia que creo que se le debe dar.
Algunos contactos me han informado que es posible que los Hipopótamos no estornuden, y si lo hicieran no es necesario saber cual es el sonido. Por supuesto esta información es del país vecino y solo pretende despistar nuestra lucha por la recuperación del Hipopótamo y del Mar.

Datos curiosos sobre estornudos, hipopótamos y cosas menos importantes.
(Advertencia el siguiente texto es largo, aburrido y lleno de datos. Si está ahi es para que usted se de cuenta que el texto anterior no es tan chiste como parece. Léase bajo su propio riesgo)

- En fecha 4 de noviembre el periódico "El Diario" daba la siguiente noticia: "...Por su parte las organizaciones orureñas como la Coordinadora de Defensa de los Hidrocarburos y Recursos Naturales integrado por los chóferes, gremialistas, juntas vecinales y la Universidad Técnica de Oruro están convocando a una asamblea de la orureñidad donde analizaran la situación del Comité Cívico de Oruro que no tiene representatividad y convocatoria, además se analizará el decreto de la redistribución de escaños y se dará una posición al respecto...". Hasta la fecha el autor no ha encontrado ninguna noticia que se refiera a la continuidad de la CDDDLHYRN. ni tampoco a algún resultado de la misma, sin embargo no cabe duda que un departamento rico en recursos mineros y turísticos, desgaste sus fuerzas en la creación de tan pomposos comiteés.

- Una nota publicada en la página del periódico Orureño (www.lapatriaenlinea.com) aplaude el espacio que goza el León Fido y se refiere a sus condiciones de vida de la siguiente manera: "...Dentro de su guarida goza de un espacio prudente para que pueda, incluso, rondar y aplicar de rato en rato, algún rugido, como parte de su naturaleza y su modo de vida..." "...los dos patios que tiene Fido, le permiten hacer un recorrido y transportalo a la selva, por el aspecto verde que muestra la flora de su territorio en verano y primavera, y no así en otoño e invierno, cuando la vegetación se empieza a secar, dándole un aspecto de la sabana africana...". El autor tuvo la oportunidad de encontrar hace varios meses, declaraciones de los vecinos del zoológico que ante la posibilidad de mover al León a climas más cálidos justificaban su oposición bajo el argumento de que "El león está acostumbrado al frío" ó de que "No se puede ir porque representa a los orureños", lamentablemente estos artículos ya no están disponibles en la red pero sí en hemerotecas.
- "El hipopotamo de oro", si existiera un premio con ese nombre y como lo estoy pensando, se lo lleva Yerko Kukoc, por ser descubierto con dos millones de bolivianos en su maleta que se robó a titulo de "gastos reservados", verse implicado en el desfalco de hasta 800 millones de bolivianos al gobierno boliviano y recibir la condena no de 30 ni de 15 ni de 8 ni de5 ni de 3 sino de 2 años con derecho a indulto y una multa de 300 bolivianos, que es muy probable cubran los gastos en refrigerio del juicio que se le hizo.
- 4 de cada 5 bolivianos piensa en recuperar el mar para poder ir a la playa y tomar baños de sol; 9 de cada 10 bolivianos no está dispuesto a venderle gas a chile sin que antes devuelvan el mar; 19 de cada 20 bolivianos aprendieron en colegio que Bolivia es un país que antes era grande y ahora chico y que la culpa de todo la tienen "ellos", hasta el día de hoy se sigue debatiendo la verdadera identidad de "ellos"; ese 1 de cada 5 y de cada 10 y de cada 20 que no va de acuerdo a esta encuesta seguro es un camba que pretender separar al país con su maña de no hacer lo que 4 de cada 5; 9 de cada 10 y 19 de cada 20 hacen.
- Ningúna fuente de información tiene el dato que tanta vuelta le ha dado a este blog, el lector puede hacer uso del google y verificar por si mismo: no existe un solo registro sobre los estornudos de los hipopótamos.

4 comentarios:

Dolcka dijo...

bah!!!, mucha chucheria... eso de encuestas, gastos y petróleos.

...oye? y que hicieron con el pato???

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Los pusimos a consideración de un nuevo comitée que estaba interesado en saber si los patos roncaban de noche.

pao dijo...

Y yo que pensaba que los orureños no tenían sentido del humor...
...que los cambas no podían ser literatos...
...que los paceños no tenían capacidad para ser felices...
...que los chapacos están neurológicamente imposibilitados para cambiar ganar concursos de cálculo mental...
...que los benianos no podían sobrevivir 24 hrs de verdades sin mentiras...
...y que las cochalitas radicadas en Santa Cruz son las mujeres más bonitas e interesantes de toda Bolivia ...

Sergio dijo...

Hola Pablo..

bueno estaba en búsqueda de tu primer post y, en el entretanto encontre lo que buscabas , o al menos eso creo, espero que te sirva.

http://www.vimeo.com/308291

pd. lo de lo patos que roncan... sigo trabajando en eso