domingo, septiembre 17, 2006

Si a Dios o dios, según el que crea, hay que agradecerle todo, como el buen Job lo hacía, entonces es justo que agradezcamos por esa curiosidad innata, que como los buenos humanistas dicen: "Nos hace más humanos".


Gracias por el morbo
Gracias dios por el violador de la nena que salió en televisión
gracias
infinitamente gracias
porque él
no es como yo.

Gracias por el asesino descuartizador de su madre
y por los pedazos esparcidos que UNITEL me mostró
gracias por el mediodía empapado del padre incestuoso
de la niña embarazada y los celos de Carla Morón.

Gracias por la agonía de Juan Pablo II
que disfruté hasta que murió
gracias
infinitamente gracias
por el morbo a todo color

Gracias por las 500 vidas que el incendio se llevó
y por el Chevrolet nuevo
y por la ropa más blanca
y por el queso en lata
que mamá nos compró

Gracias dios por la Furia de la Sangre
nuestro pan de cada día
por la Herida del Enfermo
nuestro pan de cada día
por El Llanto de la Madre
nuestro pan de cada día

Gracias Dios por el Morbo
y la mala noticia
porque sin ellos Dios. ¡Ay Dios! ¡Mi Dios!
¿Qué diríamos a la hora del té?
¿Cómo podríamos persignarnos?

2 comentarios:

Dolcka dijo...

!!! Que barbaridad, no hables así que diosito se emputa y te manda a la mierda, o aún poeor, te manda de pasante a Unitel !!!

pao dijo...

Sin ironía, yo me perminto:
¡Gracias a Dios por Dame Cámara!
¡Gracias a Dios por la tv por cable!