miércoles, octubre 18, 2006

Adagio Marcial
Ah! Cuanto quisiéramos nosotros los hombres de acero/
llorar un poco en este valle de lágrimas/
Soltar disparos al aire/
y quebrar las tristezas encuarteladas
Vigilantes energúmenos del paisaje/
nos obligan a encerrar nuestros abismos/
no podemos temblar ni aunque haga frío/
ni matar porque bella es la mañana/

Llorar y vaciar las tristezas encuarteladas/
romper las filas y no los huesos/
besar la bandera y hacerle el amor/
porque la queremos tanto/
y no nos atrevemos a tocarla/

Somos de hierro y cemento/
de piedra y mordaza/
Presas del silencio/
Somos libres de no decir lo que nos dé la gana/

Ah! si pudiésemos cortar las ataduras/
y soltar las penas encuarteladas/
saldríamos a gobernar las flores de las plazas/
a meter bala a los faroles y romper cristales de las ventanas/
a enamorar por la fuerza y saciarnos la sed de batalla/

Ah! si lográramos gritar las palabras/
y aplacar el ruido ajeno/
¡Cuánta belleza sería!/
¡Cuánto libertar estas penas encuarteladas!/

Cuadro: "Militar" Antonio Berni. Pintor Argentino

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una página que muestra que alguien en este mundo todavia tiene sentimientos y además la valentía de admitirlo.
Tus poemas parecen mostrar el alma de alguien que sufre, creo que eso después de todo, no es tan malo, de lo contrario no habría poesía, y si no hay poesía, este mundo no vale la pena.
Felicidades, Pablo