martes, octubre 03, 2006

Donde se habla de la Asamblea Constituyente y de ciertos futuros pronosticados.
Hoy he visto la forzada alegría de los asambleístas con la que se daban un cálido abrazo y estallaban en fervor patrio cantando la cueca Viva mi Patria Bolivia. ¡Cuánto civismo y cabellerosidad!
Imagino ya las noticias de aquí a unos días: "Los masistas primero dan la mano y luego golpeaaan con garrooteee. TENEMOS LAS IMAGENES". Luego abrá muchos empellones, griteríos y durante meses nos seguirán teniendo en ascuas, haciendonos creer que pronto prontito podría estallar una guerra civil si estos señores no se entienden. Imagino también que habrá abandonos de curules y vueltas a los mismos, escupitajos y regurgitaciones, besos y aplausos, Himnos y estribillos improvisados ora en contra de Podemos y sus sometedores oligarcas-fascistas-neoliberales-imperialistas-proyanquis, ora en contra del MAS y sus insurgentes centralistas-indigenístas-cocaleros-collas-patahedionda.
Asi seguirá el show montado de la Asamblea, y asi y todo, con los nervios a flor de piel, una nueva y reluciente Carta Magna será aprobada, con olor a pan caliente y recién salida del horno. Los bolivianos celebraremos, chuparemos y festejaremos por tres días el triunfo de la democracia y a lo mejor declaremos el día "De alguna pavada" en honor a los asambleístas y su gran logro: Haber redactado un papelito que al pueblo le costó sangre, sufrimiento y mucha plata.
Antes obviamente votaremos en el referéndum y nos sentiremos importantes al saber que el Estado nos pregunta nuestra muy inopinada opinión, no importa claro, que la mitad de este país no entienda lo que lee y la otra no sepa en que consistió toda esta lata de Constituciones Originarias, Legítimas, Populares, Reivindicatorias aprobada por dos tercios y no por mayoría absoluta, porque remitiéndonos al artículo que blagasaren tum tum no parentantasen una fornisaria. Asi de claro.
Y entonces, al final de este camino, donde la luz pareciera resplandecer, se encuentra una Bolivia igual de pobre, igual de dividida, igual de corrupta, igual de rica en recursos y miserable en salud y educación. PERO OJO MUNDO, con una nueva y linda Constitución bajo el brazo. Es muy probable que en algunos años más, nos miremos las caras y al ver que todavía estamos igual de jodidos volvamos a echarle la culpa a la Constitución o a algún otro problemita técnico Estatal, y ya nos veremos una vez más metidos en este camión destartalado hacia la Constituyente para reformar esos papeles que no van de acuerdo a nuestra realidad perentoria.
Sin embargo, para eso falta mucho. Por ahora podemos mordernos las uñas y seguir al tanto de esta apasionante novela amorosa de traiciones, desengaños y reconciliaciones.

No hay comentarios.: