viernes, diciembre 22, 2006

Este poema está dedicado a las dulces damicelas que regresan cuando ya no se las necesita o cuando el orgullo es demasiado sordo para aceptar cálidas ofrendas una vez más.

Zorrita arrabelera
Que vienes ahora a ahogar tus penas
No me hables de tus dolores
ni de enfermedad entre las piernas

Te advertí zorrita
te previne del amor y sus latidos
y ahora vienes a pedir espacio
¡Fuera zorrita!
Ya no tengo cuecas ni huayños para ti

Habías querido de carne vivir
ahora anda pues donde te quieran
que las fieras que te amaron
te devuelvan las prendas y el alma entera

¿Que tú me querias?
¿Que me pensabas de tarde?
¡Mentiras mujer de cera!
A mi puerta solo llegaron
tus ayes de placer ensordecido

Andáte zorrita arrabalera
no me ha quedado sobritas
de mi anticucho corazón

Nada tengo para ti
mas que soledades de piedra.

11 comentarios:

Bruno Antezana dijo...

Muy buen poema, realmente hay personas a las que el poema les queda como anillo al dedo, sigue adelante.

Sakura dijo...

Bueno, al parecer también inspiran, aunque otro tipo de sentimientos, para inmortalizarlas en un poema... =)

Saludos!!!

maite dijo...

a veces pasa....pero a es solo a veces...
pero no es solo a las damicelas, si no a esos que dicen ser principes y pertenecen a dos cuentos, esos que te cuentan sus historias y despues te das cuenta que la historia le pertenece a otra, que el cuento no es tuyo, que el personaje(el principe) es prestado...mmm, en fin....suele suceder...

Estido dijo...

Recomendale el p'ajpaku que vende ungüentos para curar chancro y cosas parecidas. Está una vez al mes cerca de la Buenos Aires. Ya curada, a ver si le escribes lo mismo. Un abrazo.

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Bruno: Hay también de todo hay.
Sakura: Inspiran nomás. Es cuestión de inspiral.
Maite: A veces pasa siempre.
Estido: Jamás! He perdido la fé en las propiedades curativas callejeras y en las zorritas arrabaleras. Menos los fines de semana.

pao dijo...

Jajajajaja...
Sí Maite, hay príncipes que luego vuelven con el rabo entre las piernas cuando ya no los quieres..
Porque es difícil coincidir con una persona al mismo tiempo para sentir las mismas cosas...y siempre se voltea la tortilla...

Carlos dijo...

Felices fiestas, aunque un poco tarde no, pero igual, espero la hayas pasado bien, muy pronto novedades saludos desde La Paz,

Albanella dijo...

No se en que parte comenzar a reirme de las frases de despecho y en cual terminar medio ofendida..

Anónimo dijo...

Excelente !

Anónimo dijo...

Excelente ! Hagamos una cueca con la letra !

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Con todo gusto. Tu di cuando y donde. jeje
Un saludo