jueves, junio 14, 2007


No vino a vaciar la soledad
ni siquiera a robársela.
No la tocó, ni la sorprendió
con sus desapariciones
y sus solsticios de verano.

Conocí a una dama
de telerañas en la cabeza.
Que me traía octubre en dias de mayo
y me quería cerca para no tocarme.

Venía con manos cargadas de flores
y partía hacía otro sin promesas.
Yo me acostumbré a mirarla
a quererla sin la lluvia.
A saberla con cuidado.
Si la tuve fue prestada
y luego la devolví al cielo.
Que siempre es más grande que yo.

La calle la quiso tanto
los cedros la cobijaron.
Las piedras de cada acera
sorbieron sus pasos
y nos vieron besarnos
solo por un rato.
Sin que yo no me vea.

De a poco y sin cuidado
me cicatriza el amor
y cuando escuece no rasco.

Ya saben los toborochis
que la risa de invierno
no hace daño.

Desde lejos y sin llamarla
por tarifa local.
Me siento en una piedra
y comienzo a silbar
canciones
que no
me hablen
de ella.

7 comentarios:

Pao dijo...

Ay Lorito!

Mi favorito, esta vez te has lucido. No digo más...puede ser peligroso.

Mua!

LAU dijo...

Y mi amigo no termina de sorprenderme... Que bello!!!.
Que mas te puedo decir, tendrías que ver mi rostro para ver cuanto me gusto... REALMENTE PRECIOSO

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Transmites tanto sentimiento con tus textos que para qué te cuento. Un abrazo mi querido poetiso.

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Pao: Lorito querida. Seamos peligrosos.

Lau: Nunca te dejo de agradecer tus pasadas por este lugar. Gracias.

Capsula: Estos textos son para Uds. mientras sus ojos los disfruten valdrá la pena hacerlos. Luego serán los míos.

claudia peña claros dijo...

Me encantó tu texto, hay mucho aire en tu blog, como una fruta nueva.

Azucena y Margarita dijo...

Somos gemelas y habitamos en una misma persona, amamos al mismo tiempo pero no de la misma forma, sentimos que lo que dijiste nos pertenece, mas lo que sentiste no... creemos que eso grita el nombre de otra, que conocemos pero no queremos..
No te vayas... quedate en nuestro rincón deshabitado, donde todo mortal entra pero nadie se queda.. a nadie le agrada, nadie se anima...
quedate o te atemoriza el reto?
quedate y la victoria sera tuya solo tuya..
aunque la sola idea a ella le haga volcar la cara y meter el orgullo entre las piernas.

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Claudia: Y a mi los tuyos, te seguiré leyendo, un beso.

Azucena y Margarita:

Te dejo con tu vida,
tu trabajo,
tu gente,
con tus puestas de sol,
y tus amaneceres.
Sembrando tu confianza.
Te dejo junto al mundo,
derrotando imposibles,
segura, sin seguro.
Te dejo frente al mar
descifrándote a solas,
sin mi pregunta a ciegas,
sin mi respuesta rota.
Te dejo sin mis dudas,
pobres malheridas,
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.
Pero tampoco creas,
a pie juntillas todo,
no creas, nunca creas
este falso abandono.
Estaré donde menos
lo esperes.
Por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano
horizonte sin horas,
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.
Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos miras
y enseguida te siguen.
Y ojalá pueda estar,
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

Chau Número tres - Mario Benedetti