lunes, julio 23, 2007

Dice la Enciclopedia que esos puntitos luminosos del cielo son estrellas. Dice la magna Enciclopedia que aquellos puntos luminosos en realidad, no son. Indica la eminente Enciclopedia que nuestros ojos no perciben a astros que brillan, sino que brillaron. Acaso por su infinita distancia y por la lerda velocidad de la luz, tarde nos enteramos de su destello y bien podrían ellas a lo lejos haber dejado de existir hace millones de lustros.
Y asi meditabundo por la noticia, pienso si es posible que nosotros tampoco seamos y en realidad esta existencia sea el reflejo de algún pasado lejano que tarde llega a nuestra razón. O tal vez para alguien lejano nosotros ya fuimos. A lo mejor ese alguien en vez de vernos, nos vió. Pero entonces para ese alguien yo no existo ahora sino en el pasado. Y si es así en vez de vivir estabamos viviendo. En este orden de las cosas mañana es el presente, el presente es el pasado y el pasado es un gran pasado. Por tanto queda decir que yo pensé todas estas cosas hace mucho tiempo y no ahora. Y si tú estás leyendo esto no lo haces en tu presente, lo haces en el pasado que es mi futuro, por tanto, ahora.

martes, julio 17, 2007


La noche. Soñe con ella en las bifurcadas calles de un país que habría de conocer. Debajo de un sol de color verde oscuro contamos sentados en la acera cuántas hormigas podían llevarse las hojas de los árboles antes de que estos se quejaran de dolor. En nuestras cabezas sobrevolaban tres pelícanos de un olor desconocido pues nunca había soñado con pelícanos hasta entonces. De los autos salía gente sin nombre y cada una de ellas no llevaba flores sino penas. Desde lo más alto de los edificios caían cataratas inmensas pero nadie moría ahogado pues el agua, si era eso, antes de caer al suelo ya era un montón de espuma que se disolvía entre las baldosas. No supe cómo, pero sinvergüenzamente le tome de la mano y supe en las entráñas que aquello era más terrible que hacerle el amor. Me tocó furiosa dónde no se nombra, sin saber yo por qué pero entendiendo cómo. Iba yo a decirle que no se detenga si no fuera porque me di cuenta de que no podía quererla más.

Era imposible enamorarse con ese olor nauseabundo de los pelícanos sobre nosotros.

lunes, julio 02, 2007

Desde el día de ayer ha comenzado un noble y prodigioso proyecto cómic bloguero. Un puñado de artistas bolivianos se han propuesto publicar un cómic por día durante todo el mes de Julio para el beneficio y progreso de la comunidad bloguera. Nosotros, simples bloggers de publicación irregular y poco cotidiana debiéramos aplaudir e imitar este tipo de emprendimientos. Por tanto es nuestro deber visitar a estos personajes y disfrutar de su arte. Aquí las páginas:

No se olviden de hacer la merecida publicidad. Cuéntale al tío, a la abuela, a la amiga de la abuela, a los viejos, a la corteja, al prende, a los amigos, etc. Y si tienes blog, postéalo que todavía hay tiempo.

Abrazos y recuerdos a los seres con memoria desde la ciudad donde irradia el fulgor de la aurora y vive feliz el mortal. (Del lago Uru-uru, ahisitos).