jueves, julio 31, 2008

A vos, a ti, que pretendes el regreso.
En esta morenada

no se llora
no se canta
nadie se va.

En esta morenada
no se besa
y se toma
semborracha
sin extrañar

En esta morenada
sin socavon
sin tacones
sin matracas
sin carnaval

nadie busca
amanecer
nadiestrecha
los platillos
sin trompeta
sin el bombo
sin figura

En esta morenada
unos ojos
azulados
se dilatan
con asombro
te preguntan
qué son esos

Y nadie llora
nadie besa
sin socavón
unos ojos
te preguntan
En esta morenada

Fotografia: http://www.pamelaalbarracin.com/

jueves, julio 24, 2008

Hubo un estruendo de paredes cayendo
sus ojos presagiaron el final

Yo busqué refugio en los acentos
en verbos conjugados
en parrafos extensos
las haches que son mudas
no nos pudieron nombrar

sumergí las horas en agua de río

sin aplausos bajé las cortinas

a la luz le dí
un atajo para escapar

al fuego en cambio
carne para las cenizas

en la pena
en la bendita pena
sangre,
tierra,
metal.

Por mis viejas convulsiones
por esa manera de amar
por evitar su delirio
me inyecté humo en el pecho

En la baldosas corrió la tristeza
y una trunca risa
como si llanto fuera
partió los espejos

asi todo el dolor
se fue diluyendo
en gotas de madrugada

Ahora soy una costra
quién recuerda las heridas.

domingo, julio 06, 2008

DesProporcionaDas lAs LetrAs
Este hombre escribE con MayuScúlas y PaRduScúlaS mÍnimas.

Sin delirio ni donaire
se abstrae a si mismo
contemplando
su imprecisa
creación
Arrítmica-Cuadrada-Incierta

¡Aprieta la pluma
Y le exprime
Todas las palabras
Entintadas!

ya no hay mayúsculas
todo ahora
es
una
cadena
penitente
sin importancia
rítmica-ondular-clara

escribir sin grandielocuencia.

martes, julio 01, 2008

Mira las nubes dóciles conjugando la humedad

tirándose por encima de los cerros en puntas dinamitadas

chorrean por sus grietas profundos olores

resbala por las calles su color bizcoso

los golpes de martillo

chillan

sudan

chispas candentes

el minero se desnuda

martiriza la montaña hurgando sus entrañas

en las faldas las piedras regadas por la ciudad.

Exhala

Su pucho

Empuja

Su Coca

En el último empellón

un brillo resplandece

sus ojos desorbitados

entrega en sus manos

la piedra deseada.

Minero se viste

la tierra descansa.