lunes, agosto 24, 2009

Se derrumba la patria de nuestra habitación
se caen los libros de los estantes
el piso huele a Coca Cola
la ropa exiliada del armario
se cuelga de lámparas y sillas.
Miles de zapatos ocupan el zagúan.
Un oso taiwanés desde lo alto
nos mira con aires de tiranía.
Es domingo, me dices.
Sitiados por el desorden
nos rendimos a las cosas.

1 comentario:

miri dijo...

es bueno alejarnos de vez en cuando del mundano vivir...
soñar...solo nos resta soñar.